Un estudio elaborado por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) concluyó en que el Estado no podrá sufragar con la recaudación tributaria el incremento salarial contemplado en el pacto colectivo firmado con el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala (STEG).

Aunque las clases se reanudaron en la mayoría de escuelas que llevaban hasta tres semanas en paro, en algunas los padres de familia no dejaron incorporarse a los maestros.

En la escuela Tijom,  Nebaj, Quiché, los padres  esperaban a los docentes para exigirles que compensen los días  de clases perdidos, pero  los maestros no se presentaron, por temor a ser agredidos.

Emilio Gil, secretario departamental del STEG, informó que los 10 maestros que trabajan en la escuela de Tijom se presentaron ayer a la Coordinación Técnica Administrativa de ese municipio y allí permanecerán hasta que se garantice su seguridad.

En Pecul, Pueblo Nuevo, Suchitepéquez, los padres soldaron las puertas para impedir la entrada de los 12 docentes, que se ausentaron durante tres semanas.